Aventura de agua dulce

Bell’Italia Mayo 2013 – Textos: Emanuele Dessi, Foto: Elisabetta Loi

“Cuando he empezado a finales de los años 80 me tomaban por loco o, en el mejor de los casos,
por un visionario. “Tú, que sabes sólo el criador, ¿quieres llevar a los turistas en barca por el lago?, ¡olvídalo!”. Es lo que me decían”.

Hoy Nanni Nieddu puede decir con orgullo, desde su acogedor agriturismo en el lago del Cedrino, que ha ganado la desconfianza de sus paisanos de Dorgali. “No, dudas no he tenido nunca.”, dice Nanni “la única duda está unida a los sacrificios, a los gastos. Hoy puedo decir que estoy contento: lo estoy cada vez que nuestros invitados y clientes vuelven de excursión. Les miro a los ojos y me digo: Nanni, ha valido la pena”.

  • Bell'Italia
  • Bell'Italia
  • Bell'Italia
  • Bell'Italia
Citado más de una vez por la escritora premio Nobel Grazia Deledda en sus obras, el río Cedrino nace en lo alto del Monte de Orgosolo y, después de un recorrido tortuoso de unos 80 km, desemboca en el Tirreno, a la altura de Orosei. Es un río intranquilo, siempre temido por las inundaciones que provoca, pero los miedos terminaron en 1983, con la construcción de la presa de Pedra ‘e Othoni que ha creado u lago artificial de un kilómetro cuadrado, utilizado para el riego.
Pocos años después Nanni Nieddu ha fundado su paraíso para excursionistas. “Empecé con 15 kayak, hoy son el doble y hemos añadido las canoas”, explica Nanni. Punto de partida es el agroturismo Canales: elegido el medio de transporte, no hay más que dirigirse al puente e iniciar la aventura.

Es posible moverse por cuenta propia (“los turistas alemanes no quieren a nadie alrededor”) o con un guía. El lago del Cedrino, alimentado por distintos manantiales cársicos, aparece rodeado por las altas paredes basálticas del altiplano de Gallei su Giuncu. El kayak es el medio ideal para explorar la zona.

Remando se llega a una amplia garganta, llena de vegetación y aves acuáticas como la garza real. Después de algunos cientos de metros, desde la maquia se puede apreciar la silueta de la iglesia del siglo XVII de San Pantaleón. Olvidada tras la creación del lago artificial debido al aislamiento, ha sido restaurada hace algunos años gracias a la iniciativa de un comité que ha financiado la obra con las ofertas del pueblo. Quien tiene la suerte de encontrarse en Dorgali el 27 de julio no puede faltar a la gran fiesta de San Pantaleón y a su tradicional bufet.

Otra etapa obligatoria es la llamativa gruta del Guano, en el territorio de Oliena, cuyo estudio ha permitido escribir importantes páginas sobre la historia del Neolítico en Barbagia (VI milenio antes de Cristo). En su interior han sido encontrados numerosos restos, catalogados por el Museo Nacional Arqueológico de Nuoro, como una misteriosa “diosa murciélago”. Efectivamente, los mamíferos de pequeño tamaño alados frecuentan la gruta desde tiempos inmemoriales.

  • Bell'Italia
  • Bell'Italia
  • Bell'Italia
  • Bell'Italia

El viaje en kayak prosigue a los pies del monte Corrasi, también éste en Oliena, hasta los manantiales de Su Gologone, fácilmente accesible cuando hay un buen nivel de agua, dependiente tanto de la cantidad de lluvia como de las eventuales intervenciones del Consorzio di Bonifica que gestiona tel lago.
Los de Golosone son los manantiales kártsicos más espectaculares de toda la isla y los más imponentes, con un caudal de 300-400 litros por segundo: una auténtica atracción para los espeleólogos submarinistas que llegan aquí procedentes de todos los puntos del mundo para aventurarse en el corazón de la cavidad kártsica. Tras comer algo en los puntos de restauración, comienza el viaje de vuelta hacia la otra orilla del lago Cedrino. Al final del día, los ocho kilómetros recorridos sólo con la fuerza de los brazos justificarán una merecida recompensa frente a una buena mesa,

Y Nanni Nieddu, notando la satisfacción en nuestras miradas y nuestros comentarios, continuará a nutrir sus certezas: “Sí, ha valido la pena”.

Síganos

Contacto

  • 0784 96760
  • 347 1750686
  • 340 5653881